El marinero que encontró su Norte

Luis Ángel

Luis Ángel es una de esas personas que te enternecen. No es nada en especial, sino su sencillez y su sonrisa franca. Él cuenta que fue marino durante años. “Una vida muy dura, sobre todo cuando pasas fuera de tu casa y lejos de los tuyos muchos meses”. Aunque nunca le gustó demasiado la mar, tampoco encontró nada mejor. Le daba para vivir y no creía poder dedicarse a nada más.

Beatriz, su terapeuta, tiene especial cariño a Luis Ángel. Lo llama “su chico” y estuvo preparando con él durante el fin de semana previo la entrevista con nosotras. Quizá por su edad, por su carácter, por esa sensibilidad que se entrevé su la mirada, Luis Ángel es una persona especial. “Aún con muchas dificultades, colaboró con el trabajo que le fuimos proponiendo en la terapia. Siempre avanzó aunque fuera de poco a poco”.

Aún con muchas dificultades, colaboró con el trabajo que le fuimos proponiendo en la terapia. Siempre avanzó aunque fuera de poco a poco.

Luis Ángel junto al mar